Uso mis afirmaciones juiciosamente


En el principio era el Verbo

Cada  pensamiento que tengo y cada frase que digo es una afirmación, positiva o negativa. Las afirmaciones positivas crean experiencias positivas, y las afirmaciones negativas crean experiencias negativas.

Si se planta una semilla de tomate, solo se convertirá en una tomatera; una bellota de roble solo se convertirá en un roble. 
Un cachorro de perro solo se convertirá en un perro.

Si repetimos continuamente afirmaciones negativas sobre nosotros mismos y la vida, solo vamos a producir mas experiencias negativas.

Ahora me elevo por encima de la costumbre de mi familia de ver la vida de manera negativa. Mi nuevo habito de hacer afirmaciones consiste en hablar solamente de lo bueno que deseo en mi vida. Solo así vendrá a mi lo bueno.

(Louise L. Hay de su Libro Meditaciones para sanar su vida)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy un ser especial y único

Yo sigo mi sabiduría interior

El arte de aquietar la mente