La humildad


Para solicitar perdón, solamente se llega por un camino: la humildad. Pero una humildad dolorosa. La absolución que se pide, si es digna, es decir, no humillante, ni atentatoria de la propia esencia, es un paso importante para el fortalecimiento del "YO".

(Walter Riso de su Libro Sabiduría Emocional).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy un ser especial y único

Yo sigo mi sabiduría interior

El arte de aquietar la mente