Esta es una empresa de Dios


Hay demasiados productos que se venden sobre la base de que no somos lo bastante buenos ni  aceptables si no los usamos.

Los mensajes de limitación nos llegan de muchas partes. Lo que importa no es lo que dicen los demás, sino cómo reaccionamos y lo que decidimos creer sobre nosotros mismos.

Estamos asociados con la Inteligencia Divina. No nos interesan los aspectos negativos del mundo externo de los negocios porque no tienen nada que ver con nosotros. Esperamos resultados positivos y recibimos resultados positivos. En el mundo de los negocios sólo atraemos hacia nosotros a quienes obran en el supremo nivel de integridad. Todo lo hacemos de la manera más positiva. Continuamente tenemos éxito en todos y cada uno de los proyectos que emprendemos. Todas aquellas personas con quienes hacemos cualquier tipo de negocios reciben también la bendición de la prosperidad y están encantadas de tener relación con nosotros. Constantemente agradecemos las oportunidades que se nos presentan de ayudar a este planeta y a todas las personas que viven en él.

Nos interiorizamos para conectar con nuestra inteligencia superior, que nos conduce y nos guía hacia el supremo beneficio de todos los interesados. Nuestro equipo funciona a la perfección. Todos estamos sanos y somos felices. Todo está en armonía y fluye en el correcto orden divino. Todo está bien. 

Sabemos que esto es la verdad para nosotros. Y así es.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).



Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy un ser especial y único

Yo sigo mi sabiduría interior

El arte de aquietar la mente