Estoy siempre a salvo



Libérate del apego emocional a las creencias del pasado para que ahora no puedan herirte, Si vives plenamente en el momento, el pasado no puede hacerte daño, fuera el que fuese.

Cuando reprimes tus emociones o te guardas las cosas, creas desolación en tu interior. Ámate lo suficiente como para darte permiso para sentir tus emociones. Las adicciones, como el alcohol, enmascaran las emociones, y entonces no las sientes.

Permite que tus sentimientos afloren a la superficie. Quizá tengas que elaborar muchas cosas viejas. Repite algunas afirmaciones que te permitan hacerlo con facilidad, cómodamente y sin conflictos Afirma que te dispones a sentir tus verdaderas emociones y, lo más importante de todo, sigue diciéndote que estás a salvo.

(Louise L. Hay de su Libro Pensamientos del Corazón).


Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy un ser especial y único

Yo sigo mi sabiduría interior

El arte de aquietar la mente