La Vida no tiene favoritos



Todos nosotros cuando enfrentamos eventos y personas en nuestra vida, lo hacemos a través de filtros programados por nuestras experiencias pasadas.

Lo que sucede es que si deseamos transformar nuestras vidas, o sea cambiar lo que estamos obteniendo pero sin cambiar nuestras creencias o lo que sabemos de la vida, es como si nos pusiéramos ropa seca sobre la ropa mojada y preguntáramos por qué seguimos goteando.

Debemos dejar de tratar de cambiar lo que estamos obteniendo de nosotros mismos y empezar a trabajar en cambiar lo que estamos dándonos a nosotros mismos. Recordemos que la vida no tiene favoritos y no es ella la que mantiene al éxito lejos o cerca de nosotros. Lo que sucede es que el éxito es un blanco móvil y a veces nos auto boicoteamos para no alcanzarlo.

Pareciera que le tenemos miedo a la abundancia. Abundancia de amigos, de trabajo, de conocimiento, de dinero, de ideas, de salud, de felicidad, de espiritualidad, de amor. Pasamos la vida rodeados de la abundancia que nos regala la madre naturaleza y a veces ni siquiera nos damos cuenta. Si perdemos la capacidad de asombrarnos a partir de ese momento empezaremos a morir.

Así es como las creencias correctas juegan un papel importantísimo, casi que son el conocimiento más importante que una persona puede poseer. Lo que sabemos de nosotros mismos, de quiénes somos , determinan la calidad de nuestras vidas. ¿Que creo yo que es lo que merezco?

Para empezar, recordemos que los niños, los cuales admiramos tanto por su habilidad de disfrutar la vida, no son criaturas extrañas para nosotros. Todos tenemos uno de esos niños adentro y poseemos la habilidad para disfrutar y amar lo que hacemos. Por eso preguntémonos si estamos haciendo lo que amamos y si amamos lo que estamos haciendo . El día que esto sucede es cuando empezamos a triunfar.

No se preocupe por tener el futuro delante de usted, ocúpese de que así sea, venza el pánico y así no permitirá que la vida le pase al frente sin vivirla. Cortemos las anclas del pasado y modelemos las velas de nuestro futuro ya que la vida es demasiado corta para gastarla en cosas que no duran…

Todos tenemos esa opción, solo que es optativa, pues solo yo escojo lo que quiero ser, hacer y tener. Y si no lo escojo, estoy decidiendo dejar mi vida en manos de la improvisación. La mayoría de la humanidad apunta a nada y es increíble la buena puntería que tienen, pues logran eso mismo, nada.

Elijamos ejercer el derecho de decidir y de actuar que tenemos todos los seres humanos, y convirtámonos a partir de hoy en autores de nuestro propio destino.

(Autor Desconocido).


Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy un ser especial y único

Yo sigo mi sabiduría interior

El arte de aquietar la mente