Deshazte de tus problemas riendo


Siéntate en silencio y crea una risa desde las entrañas, como si todo tu cuerpo se estuviera riendo. Empieza a mecerte con esa risa y deja que se extienda desde el vientre a todo el cuerpo: manos riendo, pies riendo, déjate llevar locamente. Ríete durante veinte minutos. Si se vuelve aparatosa, ruidosa, permítela. Si se vuelve silenciosa, también. Entonces, ya sea silenciosa o ruidosamente, ríete durante veinte minutos. Luego acuéstate en la tierra o en el piso y extiéndete boca abajo. Si hace calor y puedes hacerlo en el jardín, será mucho mejor. Si puedes hacerlo desnudo será incluso mejor. Toma contacto con la tierra con todo el cuerpo acostado sobre ella, y siente que la tierra es la madre y tú eres el niño. 
Piérdete en ese sentimiento. Veinte minutos de risa, después veinte minutos de un contacto profundo con la tierra. Respira con la tierra y siéntete uno con ella. Venimos de la tierra y algún día regresaremos a ella. Después de esos veinte minutos de energetizarte, (pues la tierra te dará tanta energía que tu baile será diferente), baila durante veinte minutos…cualquier danza. Pon música y baila.
Si es difícil, si hace frío, entonces puedes hacerlo dentro de una habitación. Si el día es soleado, hazlo afuera y si sientes frío, cúbrete con una cobija. Encuentra formas y maneras pero sigue haciéndolo, y después de seis u ocho meses sentirás grandes cambios ocurriendo por sí solos. 
(Osho).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy un ser especial y único

Yo sigo mi sabiduría interior

El arte de aquietar la mente