Frase del Día: 4 de Diciembre


Cuando naciste, eras un niño feliz; como todo niño es feliz. No ha sucedido de otra forma; nunca. Siempre que nace un niño, es feliz, absolutamente feliz, y ésa es la razón por la que los niños parecen muy egoístas: solo piensan en sí mismos, no están preocupados por el mundo, y les hacen felices las cosas pequeñas. Una mariposa en el jardín, y su absoluta alegría y asombro... con las cosas pequeñas, por nada; pero son felices, son naturalmente felices. Pero poco a poco, magullamos su felicidad, la destruimos. No podemos tolerar tanta felicidad. El mundo es muy desdichado y tenemos que prepararles para el mundo. De modo que indirectamente empezamos a indoctrinarles: «El mundo es desdicha. No puedes permitirte ser feliz. La felicidad es solo una esperanza. ¿Cómo puedes ser feliz? ¡No seas tan egoísta! Hay tanta desdicha en todas partes... Ten compasión de los demás, ten consideración.» Poco a poco, al niño empieza a darle la impresión de que ser feliz es una especie de pecado. ¿Cómo puedes ser feliz cuando el mundo es tan desdichado?.

(Osho).


Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy un ser especial y único

Yo sigo mi sabiduría interior

El arte de aquietar la mente