Frase del Dia: 18 de Agosto

El deseo es como el horizonte. Parece que puede ser satisfecho pronto. La distancia no es mucha, sólo un poco más de esfuerzo, ir un poco más rápido y casi lo alcanzas. Pero nunca lo alcanzas. Siempre está muy cerca, pero la distancia permanece la misma. Por mucho que corras, la distancia es siempre la misma.
¿Se ha satisfecho un deseo alguna vez? No se lo pidas a los demás, pídetelo a ti mismo. ¿Has culminado algún deseo? Pero no nos paramos a pensarlo. No tenemos tiempo para reflexionar sobre el pasado; el futuro nos obsesiona. Tenemos tanta prisa por alcanzar el horizonte, que ¿quién va a pensar que nos lo hemos pasado de largo tantas veces? No hay tiempo para pensar. ¡La prisa es tanta y la vida es tan corta, y uno tiene que correr y correr! ¿Has alcanzado algo a través de un deseo o es la frustración la que llega siempre? ¿No son las cenizas lo que te queda en la mano y nada más? Pero uno nunca ve las cenizas en la mano, uno nunca ve la frustración. Los ojos están siempre fijos en el horizonte lejano. Esta fijación en el horizonte es la causa de todas las acciones.
(Osho).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Soy un ser especial y único

Yo sigo mi sabiduría interior

El arte de aquietar la mente